lunes, 15 de septiembre de 2008

Dos falsas alarmas...

El viernes como a las 8 de la noche llegó un mensaje a mi celular. ¡A lo mejor es P. que me quiere invitar a salir! Vamos a ver. En mi celular no puedo saber quién me escribe hasta que no llego al final del mensaje, así que empiezo a leer:

Hola! Como va! (sí, puede ser él)
Que haces! Tanto tiempo! (tanto tiempo? chateamos hace dos días, pero bue, todavía tengo esperanzas)
Cómo está todo por allá? (por acá? si estamos en la misma ciudad! mmm, no, no es él)
X acá todo igual! Como siempre! Todo bien! (uh, sí, este enfermo que a todo le pone signos de admiración)
Firma: Lucho (un ex-compañero de trabajo. Ni le contesté.)

Sábado 19.35. Todavía estoy limpiando mi casa. A las 21.30 había un concierto que quería ir a ver pero estaba con fiaca y tenía que estudiar así que ya había decidido quedarme en casa. Me llega un mensaje al celu. ¡Si es P. que me invita, qué me importa la fiaca y el estudio! A ver...

Hola señorita, cómo le va? (sí, sí, es él!)
Solo por curiosidad quería preguntarle (sí, sí!!)
si esta noche (sí, por fín!!)
va a ir al concierto (ufaaaaa)
Firma: NT (un compañero del coro con quien habíamos hablado de ir al concierto)

Otro fin de semana en casa pero me lo tomé con calma. Al fin y al cabo tenía que estudiar, y con respecto a P., no tengo que apurar las cosas si quiero llegar a algo. No olvidemos que acaba de salir de una relación de 9 años. Y si con él no pasa nada, ya vendrá otro. De a poco voy aprendiendo.

1 comentario:

Mario`s dijo...

Ja,ja,ja,ja,ja...lindos diálogos pasados a las palabras y mejor aún es pintarlos con diferentes colores(ya sea un pensamiento o un diálogo con otra persona.!)...bueno en fin...a mí me gusta...!!!

Saludos sil.!