jueves, 14 de agosto de 2008

Seguí participando

Me acaba de llegar un sms: "hola como estas todo bien", de un número que no tengo agendado. Haciendo caso omiso de los errores ortográficos y gramaticales, se me encendió una lucecita interior, pensando que podía ser un admirador secreto, o algún amigo perdido. Generalmente no respondo mensajes si no conozco el número, pero a esta edad no hay que cerrar ninguna puerta y pregunté "quién sos?". Me ilusioné nuevamente cuando escuché el sonido del celular al llegar la respuesta.

Era la señora que hacía la limpieza en mi anterior trabajo.