viernes, 16 de mayo de 2008

Una de peluquería

Ayer el peluquero me dijo "en Buenos Aires no saben peinar", y le di la razón porque recordé un hecho ocurrido hace casi tres años, y que pasó a formar parte de mis anécdotas.
Un fin de semana, el mismo día en que sucedió la historia de taxi antes relatada, con mi hermana caminamos no sé cuántas cuadras hasta encontrar una peluquería (en pleno centro) hasta que vimos una, que parecìa mas o menos fashion, en Corrientes casi llegando al obelisco. En la entrada hay (o había, no sé si existirá todavía) un kiosco, en el subsuelo un ciber, y arriba está la peluquería. Solamente a nosotras se nos podía ocurrir entrar a semejante engendro comercial, pero habíamos caminado mucho y se estaba haciendo tarde.
Para empezar, el tipo que nos lavaba nos insistió con que nos pusiéramos unas ampollas... a mí me daba no sé qué preguntarle si eran gratis o no... y nos insistió tanto que al final le dijimos que sí. Después uno de los peluqueros me iba a peinar a mi y otro a mi hermana; era un simple brushing, y ninguno de los dos lo sabía hacer. Encima a mí se me ocurrió decirle q lo hiciera con las puntas para arriba. ¡Horrible! Pareciá un peinado de los años '50. Yo tenía una cara de orto y un odio que hubiera salido corriendo. Me decía :"no te gusta?" "¡¡¡No!!! Es como si me lo hubiera hecho yo sola!!!" Creo que fue la única vez Que le dije a un peluquero que lo que me estaba haciendo no me gustaba. El trucho trataba de arreglarlo y cada vez lo empeoraba más.
El que peinó a mi hermana le tuvo que pasar la plancha (y se la cobró el muy caradura) porque el brushing no le salió.
Cuando fuimos a pagar, a mi hermana le cobraron el lavado, la ampolla, el brushing y la plancha: una fortuna. Y a mí el lavado y el brushing; yo pensé "¡qué bueno! se olvidaron de la ampolla..." cuando el peluquero desde el fondo le grita a la cajera "¡¡¡cobrale la ampolla!!!". Cuando nos vamos la mina nos dice "y disculpen chicas por el mal momento". Yo pensé que se disculpaba por cobrarnos tan caro... resulta que se habían estado peleando dos peluqueros, medio a los gritos, y yo con el ruido del secador ni me había enterado.
Lo peor fue cuando salimos y llovía!!!! Teníamos paraguas pero era de esa lluvia finita que te llueve por todos lados y no hay manera de protegerte. Llegamos al hotel con el pelo peor que antes.
Por suerte el recital de La Ley (qepd) estuvo muy bueno.

2 comentarios:

Dago dC... dijo...

Ja una vez fui con mi vieja a la peluqueria (primera y ultima vez....) Se hizo toooodo lo que le ofrecian, corte, tintura, peinado, ampollas, cremas, ceras para peinar, toooodo lo que se te pueda ocurrir!!!
Cuando nos acercamos a la caja, despues de 4 horas en la peluqueria, la mujer le dice "son $240.-" Y mi mama descaradamente le responde "Ehhhhh...pero que rommmmmmpiiiii!!!!!!"
Definitivamente es una cara dura! jajaja! me encanto el post!

S. dijo...

Gracias por tus comentarios dago!!