miércoles, 27 de agosto de 2014

Día de mierda

No voy a hacer el juego de palabras "día de miércoles" porque es horrible y ya se hizo un trillón de veces.

Hoy es mi cumpleaños y si bien no suele ser mi día favorito del año (me cuesta ser el centro de atención, aunque sea de mi pequeño mundo), estoy de buen humor. Hoy no. Tampoco es que esté de mal humor, pero estoy entre preocupada, nerviosa y depresiva. Hace tiempo que estoy luchando contra el trastorno de ansiedad y los ataques de pánico, pero todavía no estoy del todo curada, y los pequeños contratiempos de la vida cotidiana (enfermedad de un familiar, de mi  perra, y dolencias mías varias - de las reales y de las psicosomáticas), más los cambios que se avecinan y a los que todavía no me atrevo a enfrentarme, nublan por completo el resto de las cosas buenas que me pasan, así que me levanté con más ganas de desaparecer que de festejar.

Apenas llegué al trabajo me tomé media pastillita mágica que me hizo sentir bastante mejor y ahora no siento tanto que sea un día de mierda.

Si festejara y hubiera torta y velitas uno de mis deseos sería tener una mente sana.

9 comentarios:

Salomé dijo...

Sil, yo creo que sí tenés una mente sana. Es una mala racha. Feliz cumple linda, a mi me pasa lo mismo en mi cumple.

Marga dijo...

¡Feliz cumpleaños, Sil! Yo también creo que tenés una mente sana, todo esto pasará.

Yo también estoy en una mala racha en cuanto a salud, desde marzo hasta ahora no estuve bien un solo día: alergia, oreja cortada por el gato, gripe y ahora un brazo medio paralizado, pero esto también pasará.

Un abrazo.

Un Poco Rara dijo...

Salud! En todos los sentidos posibles :)

Sil dijo...

Gracias a todas! :)

Ale dijo...

Las mentes sanas son para aburridos, lo otro es mucho mas interesante.

Feliz cumpleaños!

Sil dijo...

Gracias :)

E. dijo...

No pidas algo que ya tenés; en todo caso pedí una sociedad con una mente un poco más despierta, que tenga la capacidad de entender mejor a personas como vos y de saber hacerles compañía y bancarlas. Yo cumplí hace un mes; lo pasé solo y encerrado, alejado de todo el mundo... pero no habría deseado ser como el resto, sí tal vez alguien poco normaloide con quien poder hablar sin que me dijera todos los lugares comunes de ocasión. Saludo.

Sil dijo...

E.: ojalá pudiéramos cambiar la sociedad. Saludos.

Martín Rabezzana dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.