miércoles, 30 de julio de 2014

Real stalking

Una vez para stalkear a un tipo (año 2002) busqué en la guía de teléfonos la dirección de la que suponía era su casa, fui hasta allí y me quedé parada un rato en la puerta (al frente, mejor dicho) para ver si salía o si alcanzaba a distinguir algo en las ventanas.

No me vengan ahora con eso de mirar un par de fotos en Facebook.


8 comentarios:

Marga dijo...

Se ve que tenías mucho interés. Yo nunca llegué a tanto.

Saludos.

Sil dijo...

Peor, ni siquiera era por mí. Era uno que le gustaba a mi hermana pero como ella no tenía tiempo de ir a ver fui yo.

Marga dijo...

Ah, sí, peor todavía.

DOS PERSONAS Y UNA PICADA dijo...

qué genia, stalker de las verdaderas! creo que te va a gustar nuestro blog, tenemos una onda muy parecida. te esperamos! beso

Salomé dijo...

está bárbaro, yo le digo sí a todo método y/o práctica que nos acerque a nuestro objetivo. Llámese galancete, hobby, ropa...lo que sea!

Salomé dijo...

ah! ya tengo otra vez en mis links, te me habias perdido!

La Ahorrativa dijo...

Cuando tenía 8 años, me gustaba uno de 16 !! vivíamos con mi amiga, siguiéndolo a todos lados por el barrio, hasta le tenía los horarios en los que jugaba al paddle!

querés melón? dijo...

that's the real thing.