martes, 7 de octubre de 2014

Primera semana

El otro día leí en Twitter a una chica que decía que en los 18 años que vivió con sus padres se había acostumbrado a no sé qué cosa. Imaginen yo en 35 a cuántas cosas me había acostumbrado. Sin embargo no fue tan traumático como pensé que iba a ser,

Hace poco más de una semana que me mudé y todavía estoy como cuando me voy de vacaciones, que me adapto enseguida pero sé que en pocos días voy a volver a mi casa y a mi vida de todos los días. Siento que mi casa (la que dejé) va a ser mi casa siempre y que donde estoy ahora es temporal. Como que son unos días en los que estoy jugando a estar sola pero en cualquier momento me vuelvo. Quizás no ayuda el hecho de que todavía me faltan cosas por llevar, otras por comprar, por lo que todavía no es "mi" lugar completamente. Espero que lo sea pronto.

En cuanto a lo más concreto, creo que recién al cuarto día me sentí bien y relajada. No terminaba más de limpiar, acomodar, guardar. Además nunca había cocinado por lo tanto pensar qué hacer, ir a comprar, y cocinar, me estresaba de tal manera que a las 9 de la noche quería tirarme a dormir 10 horas seguidas. Al final no es taaan difícil y de a poco le voy agarrando la mano (tengo un estómago sensible y necesito engordar, no me den consejos del tipo "pedí delivery"/"comete una ensaladita de lechuga"). Tengo que comprar algunas fuentes y pienso incursionar en el rubro tortas. Total, lo bueno de estar sola es que puedo experimentar cualquier cosa y nadie me va a criticar lo que haga o cómo lo haga.

Una comentarista me dijo "ya vas a ver que linda relación construís ahora con tus padres", Bueno, not. Hemos sido tan unidos que al hecho de que yo me haya ido "sin ningún motivo" (=no tengo pareja) mi mamá lo toma como un acto de abandono. Primero intentó convencerme de mil maneras para que me quedara, ahora me hace sentir con culpa. Lo último que me dijo fue que se sentía mal porque el tiempo pasa, y yo le dije que por más que me quede con ellos el tiempo va a pasar igual. Se enojó y no quiso que me llevara 4 mugrosos CDs porque no los había comprado yo. No tengo cable ni internet y son CDs que escuchaba sólo yo y que compraron cuando yo tenía 12 años, obvio que no tenía con qué pagarlos. Por suerte mi papá puso un poco de cordura y me pude llevar un poco de música, el único entretenimiento que tengo por ahora. En fin, que ellos se encerraron en su familia y ahora no tienen ni un amigo y yo me siento con culpa porque se quedaron solos. Sé que tengo que dejar de pensar así pero me cuesta.

Espero para la próxima contarles algo más divertido. Por ahora cierro esta primera crónica mandándole un saludito a mi psicóloga que me dejó justo ahora para ir a parir un hijo. Tengo el re timing, yo.


La cocina




22 comentarios:

Gabrielli dijo...

Lo de tu mamá pasa por el llamado "síndrome de nido vacío", es común. Uno luego aprende a cocinar, es lo de menos ;)

En mi caso particular me fuí de casa a otra ciudad a los casi 24 (hace 11) por estudios, y lo terminé decidiendo porque sabía que no lo hacía en ese momento no lo haría más. Fué una locura pero no me arrepiento, para nada.

Estuviste perfecta con lo del paso del tiempo, es real e ineludible... y justamente por eso está genial que uses el tuyo. Nadie te va a poder decir (ni vos misma) el famoso "que hubiera pasado si...". No te arrepientas ni culpes, es una experiencia genial y te hace crecer, más allá de cómo termine todo. Como la vida misma, no?

Salomé dijo...

Te super felicito por la mudanza! Que suerte la tuya, no engordar.

Marga dijo...

¡Felicitaciones! Me alegro mucho de que te hayas mudado. Como todo, te acostumbrarás, y cocinar es lo de menos, yo aprendí a los 28 años, también de un día para el otro porque mi mamá se enfermó.

Un abrazo.

Ashiku dijo...

Uf, menos mal que te estás yendo del ala de una mamá que considera abandono que la hija de 35 se vaya a vivir sola.

Y que te carguen con la culpa de los amigos que perdieron? Es mucho.

Es duro tirarse a volar desde el nido si te atan esas mochilas a las alas.

Los hijos vienen a vivir su vida, no a llenar los vacíos de los padres. A eso lo tengo muy claro y espero no perderlo nunca de vista.

Mi hija de 13 nos dice que a los 18 a ella le gustaría vivir sola, cerca de casa, visitarnos, hacer cosas juntos, y yo le aplaudo de pie la iniciativa.

Después no sé si podrá o no, por lo económico, pero me alegra todo lo que significa ese proyecto para la salud mental de ella y porque no le hemos transmitido obligaciones para con nosotros que no corresponden.

Hacia un hijo tiene que ser todo brindar, nada de reclamos, pienso yo. Las devoluciones llegan cuanto menos las exigís, pero las cosas no se hacen por eso. Se hacen porque corresponde, porque son hijos.

Vas a ver que de a poquito se va a acomodar tu mamá. Suerte!!

Ashiku dijo...

Una sugerencia que te hago, a nosotros nos sirve mucho: cuando cocines hace grandes cantidades y frizás porciones. De este modo comés muy bien, sano, barato y perdés tiempo una sola vez.

Por ejemplo, te hacés una salsa con pollo y la frizas en 5 bolsitas. Un día la comés con unos ñoquis (comprados crudos), otro con fideos, otro con ravioles, etc. Googleá las recetas, está todo con todas las explicaciones.

Dayana dijo...

FElicitaciones!

Lo de la cocina se soluciona con blogs del tema y You Tube (hay montones de canales de cocina).

Tarde o temprano tu mamá se va a aburrir de los planteos... o si querés hacerla enojar peor recordale que ella que tiene marido y otra hija, debería ocuparse de ellos en lugar de romperte la paciencia a vos.
Garantía de que no te vas a poder llevar nada más de tu casa, pero bueh, hacelo cuando ya hayas sacado todo lo que valía la pena.

Un Poco Rara dijo...

Celebro la decisión! Felicitaciones!
Con respecto a la actitud de tu mamá, tené paciencia que en algún momento se le va a pasar. A mí me pasó igual con mi papá. A los 29 le dije que necesitaba mi espacio y se ofendió porque me fui sin que me llevara un marido. En fin. Es generacional. Uno también educa a los padres.

Sil dijo...

Gabrielli: arrepentirme nunca, lo de la culpa ya se me pasará. Gracias!

Salomé: gracias! No, no es suerte! Nadie lo cree pero ser demasiado flaca también es horrible, más teniendo cabeza grande y mucho pelo como yo, parezco un chupetín (ah re minita el comentario).

Marga: gracias! Mi abuela aprendió a cocinar cuando ya tenía cuatro nietos, porque antes cocinaba mi bisabuela, así que sí, se puede en cualquier momento.

Ashiku: gracias por el mensaje tan lindo! :) Con respecto a la comida, tendré que acostumbrarme a usar el freezer, le tengo un poco de idea pero nadie se ha muerto por congelar comida. No me gustan ni los ñoquis ni los fideos ni los ravioles ni muchas cosas más, por eso es doblemente difícil mi tarea, en cada receta que encuentro y que podría hacer hay un ingrediente que no como :S

Dayana: gracias! Mi hermana también se mudó hace poco, así que tampoco tiene que ocuparse de ella, pero como se fue con su novio "está bien, es razonable", así que a ella no le rompe las pelotas.

UPR: gracias! Sí, ya sé que se le va a pasar, pero mientras tanto molesta :\

Ashiku dijo...

Y qué comés? A ver qué te puedo sugerir.

Ro dijo...

Me fui de casa a los 24 años y fue la primera vez en la vida que vi llorar a mi papá. Me mudé a 400 kilómetros.

El primer año fue muy difícil (yo, viviendo en una pocilga rodeada de hippies; ellos, reprobando todo). Al año siguiente mi mamá me dijo algo muy hiriente y corté todos los canales de comunicación: no los vi ni les hablé ni les escribí por dos años.

Hoy tenemos una relación muy linda. Me ayudan, me apoyan, comparten mis alegrías, tristezas y preocupaciones, vienen a visitarme, me alojan cuando puedo viajar, adoran a mi secuaz, a mi gato y pasar tiempo en mi hogar.

¿Fue fácil? No. Ser adulto (y todas las responsabilidades que vienen con eso) no es fácil. Pero es maravilloso, y me pone muy feliz por vos que hayas tomado esta decisión. Vas a crecer exponencialmente.

Te mando un beso.


Ro


PD: es un buen momento para que empieces a probar comidas de cero. No tenés a nadie juzgando si comiste dos ravioles y dejaste el resto. De a poco -¿una vez por semana?- está bueno darte permiso para que algo que hace unos años rechazabas, empiece a gustarte. O, por supuesto, para eliminarlo definitivamente de tus opciones, pero no sin antes darle una oportunidad en tu nueva vida.

Ale dijo...

Felicitaciones!

Dayana dijo...

Hoy estaba mirando un programa llamado "Maniáticos al comer" en el canal Home and Health y me acordé de vos.

El caso que mostraban era de un tipo de EEUU que solo comía papas fritas y que le daba asco probar otras comidas, principalmente el queso.

Le hicieron un test con una tirita de papel en la boca para ver qué podía sentir y ahí lo diagnosticaron como "superdegustador", que básicamente son personas que tienen más papilas gustativas que el resto y por lo tanto son más sensibles a los sabores intensos o amargos (como el de muchos quesos, justamente).

Quizás tendrías que averiguar si este es tu problema con la comida y por ahí podés consultar con una nutricionista para que te oriente para aprender a elaborar comidas teniendo en cuenta tus necesidades especiales (como lo haría con un celíaco o un hipertenso, digamos).

En la web de la BBC hay un test casero para hacer:
http://www.bbc.co.uk/science/0/22941835

Y otra cosa que encontré googleando un poco (no hay tanto, hay muchos artículos copiados), es algo llamado neofobia alimentaria, que es un desorden alimentario que no permite incorporar nuevos alimentos por el temor que provoca la sola idea de hacerlo.

http://en.wikipedia.org/wiki/Neophobia#Food_neophobia

Espero que te sirvan los datos!

Yo NO SOY Cindy Crawford!! dijo...

Dejá de pensar que te vas a volver o que no vas a aguantar. Te falten o no te falten cosas, esa ahora es tu casa y es lo único que necesitás saber para permanecer ahí.

Una de las cosas que aprendí de la independencia es que, cuando uno decide marchar, es 1- porque así lo quiere y 2- para no volver más.

Creeme, eso de "pruebo y veo" no es independencia. Mucho menos que te laven la ropa, te lleven comida (siempre, de vez en cuando es otra cosa) o vayan a inspeccionar tu casa para ver sus condiciones de limpieza (y si está sucio todo que te lo vayan a limpiar).

Fácil no es, de verdad que no, más en tu caso por lo que decís de tus viejos. Pero ya diste el paso, solo falta caminar a paso firme.

Te deseo el mayor de los éxitos!

Sil dijo...

Ashiku: no te preocupes, tengo una lista de recetas, y ya le estoy agarrando la mano. Gracias! :)

Ro: a 400 km!! Y yo estoy a 15 minutos!! No me imagino qué te puede haber dicho tu mamá, la mía es muy hiriente pero no tanto como para no hablarle por dos años. La decisión de irme sola vino cuando me di cuenta de que estaba siendo una "falsa adulta". Y no, no es fácil, pero tampoco es la muerte de nadie. Beso!

Ale: gracias!

Dayana: por lo primero, voy a hacer la prueba. Es interesante, nunca había leido al respecto. En cuanto a la neofobia, no es mi problema. Gracias por el dato!

Cinthia: De ninguna manera estoy pensando en volver, no me fui en plan de "pruebo y veo", capaz lo redacté mal, pero sí todavía no lo siento mi lugar. Igual son 35 años vs 2 semanas, no puedo pretender estar ya acostumbrada. Muchas gracias!

E. dijo...

Culpable te tendrías que sentir por haberlos acostumbrado tanto tiempo a tu perenne rol de hija eterna, oficio que ejerciste con increíble celo. Ellos contaban con que ni siquiera te sabías hacer de comer: tu dependencia incondicional les parecía absoluta. Por eso no estaban preparados para una partida real y te la quisieron complicar todo lo posible. Criminal la anécdota de los cds que no pagaste vos: quedaron a un paso de decirte que tampoco te fabricaste a vos misma. En fin... te felicito. Yo también empecé a vivir solo a comienzos de año, aunque mi hogar fue siempre tan disfuncional que la transición de vivir nominalmente en familia a literalmente solo ni se notó.

Yo NO SOY Cindy Crawford!! dijo...

No! Ya sé! perdón!! es que hay gente que se va en ese plan (conozco unos cuantos). No dije que fuera tu caso, sino que te quise decir que no caigas en eso.

Suerte!

Ashiku dijo...

Tiene razón E., muy manipuladores los viejos. Desde el amor, o como entienden el amor, lo cual supongo que será lo peor, porque si no te quisieran sería más fácil! Como sea y aunque sea a la rastra, te fuiste.

Sil dijo...

E.: es verdad, me decían "cómo pensás ir a vivir sola, si ni sabés cocinar". Nunca un "vení que te enseño".
(PD: Volvé a escribir!)

E. dijo...

Ah, sí: qué vago que estoy para encarar alguna nueva denuncia sociológica contra todo lo que la humanidad considera normal, sano y deseable. Las ideas están, faltan las ganas. Quizás algún día mi blog reviva, por ahora no lo sé; lo cierto es que estoy abierto a cualquier intercambio por mail, si te atrevés a escribirme o a pasarme un contacto. Ahí me sacarías letra rápido. Salut.

La Ahorrativa dijo...

Vas a sentir que es tu casa a medida que disfrutes de estar en ella. equipala con las cosas que te gustan y poné internet. es el unico servicio de segunda necesidad que se necesita para vivir. No entiendo bien cómo es tu cocina porque no se ve nada

Sil dijo...

Ahorrativa: cada día me voy sintiendo un poquito más a gusto. La foto es "artística", me gustaba cómo se reflejaba la luz en la pared y el techo.

Sil dijo...

Y hace un rato me avisaron que me llegó el modem, así que se acabaron los días sin internet. Igual no me vino mal, leí más y salí a caminar, cosas que de otra manera no habría hecho.