miércoles, 28 de septiembre de 2011

Cuando digo que no, es no

No sé si a ustedes les pasa, quizás es sólo a mí porque en general declino la mayoría de las invitaciones que me hacen. Pero suele suceder de la siguiente manera:

-¿Vas a tal lado?
-No
-¿No?
-No
-¿Por?
-Porque no quiero/Porque no tengo ganas
-Dale, andá
-No, no quiero/no tengo ganas
-Dale!! Andá
-No, ya te dije que no voy a ir
-Pero por qué?? Dale!
-No
-En serio, andá, va a estar bueno.
-No

Y así hasta que el otro se cansa.

Entiendo que los demás van a estar tristes sin mi presencia (sarcasmo) y que el evento no va a ser tan genial si yo no estoy (sarcasmo), pero what part of 'no' don't you understand? (como decía una canción de las Spice Girls). Ponele que insistan una o dos veces, en el caso de que yo estuviera indecisa. Pero cuando digo que NO y doy motivos (válidos o no, pero la decisión ya está tomada), me rompe mucho las pelotas que me sigan insistiendo.

A esa misma insistencia la puedo trasladar a los momentos en las fiestas en los que prácticamente te obligan a bailar. Gente molesta e insoportable que se acerca a tu mesa, te agarra de las manos y te tironea para que te levantes a bailar. ¿Por qué? ¿Tan divertido les resulta intentar obligar a alguien a hacer algo que no quiere? Hace poco estuve en una fiesta en la que había un animador que estaba "a ver las palmas", "ahora levanten las manos", "nos levantamos y bailamos alrededor de la mesa", "a ver cuál es la mesa más divertida". Eran las 8 de la noche de un día laboral y estaba con hambre, lo único que quería era estar sentada un rato y comer algo, no moverme a las órdenes de ese monigote sádico y de las compañeras de mesa, que lo único que saben decirte es "no seas aburrida!" Supongamos que les hago caso y me pongo a bailar, ¡lo estoy haciendo a desgano! ¡No me estoy divirtiendo! ¿No me ven la cara de orto, no ven que no le estoy poniendo onda? ¿Por qué no me dejan en paz? Pero estos infelices no se dan cuenta. Ellos bailan y cantan sin motivo al son de una música de mierda, y para no estar solos en su patética demostración, intentan arrastrarnos a todos los demás. ¿Por qué suponen que si no tengo ganas de levantarme a bailar, de repente me van a aparecer unas ganas locas, sólo porque me vienen a empujar de la silla?

Son situaciones que me provocan tanto odio que ni sé cómo escribirlas.

18 comentarios:

Un Poco Rara dijo...

Te re entiendo. Pero nunca tuve la desgracia de que me insistieran tan estúpidamente.
Tus "no" deben ser muy amables.

Dayana dijo...

Ahora, yo me pregunto qué pasa por la cabeza de alguien para ser tan insistente. Sopesemos opciones:

1- A le dice a B:

- Che, pobre Sil nadie la invita a salir/saca a bailar.
- Pero nunca quiere ir a ningun lado.
- Es que debe ser muy tímida, vos insistile hasta que te diga que si.

2- A le dice a B:

- Te juego $100 a que la hartás a Sil y lográs que te putee de arriba a abajo.
- Dale! La voy a invitar a salir hasta cansarla.

3- A le dice a B:

- Sil está muerta con vos, pero no lo va a reconocer.
- Uh, la invito a salir, si se hace la difícil es porque está enganchadísima.

4- La gente carece del sentido de la sutileza.

Off topic: a mi me gusta que escribas cosas en el blog, me parece que es mucho más rico que Tw ¡No lo abandones!

Sil dijo...

UPR: son amables hasta que dejan de serlo (y ahí es cuando dejan de insistir).

Dayana: pero no sólo hablo de hombres que invitan a salir. Hablo de compañeros de trabajo que organizan after office, de compañeros de coro que organizan guitarreadas, etc.

Y quedate tranquila que no voy a abandonar el blog :)

Café (con tostadas) dijo...

jajajajajajajajjaja

por declaraciones como ésta aprendí algo fundamental en mi vida. Gracias a vos y a los me lo dijeron antes.

Yo soy de las que sacan gente a bailar. Sí, lo confieso.

Eso sí, aprendí a invitar pero no insistir.

(es que, creeme, hay gente que quiere pero no se anima!)

LUIS GUADALUPE dijo...

Hola Sil. Muy bueno tu post con tu acostumbrado estilo mordaz y directo, je je.

Vaya temita, es muy cierto. A mí también me revienta la insistencia estúpida y necia. Cuando es para ir a una reunión a la cual no podré ir por a o b motivos, prefiero decir que sí voy a ir y después excusarme cuando ya pssó todo, porque nadie te molesta. Pero si dices no, no paran hasta hacerte cambiar de opinión o termines mandándolos lejos. Te cuento dos anécdotas sobre este tema:

1) Una tía abuela tenía la respuesta precisa cuando le preguntaban el porqué de su "no". Decía: "Por 3 razones: la primera, porque me da la puta gana. ¿Te digo las otras dos?". Con eso, la otra persona se quedaba calladita y no volvía a insistir.

2) Una vez me pasó con unos testigos de Jehová que tocaron mi puerta. Amablemente les dije que no, pero insistían. Les dije que no estaba interesado en su propaganda y su religión y el tipo no paraba de hablar. Seguí con mi negativa hasta que me hinchó totalmente y admito que fui un poco descortés y le dije: "¿Sabes el significado de la palabra "No"? Porque si no lo sabes, entonces me imagino que entenderás el significado de la palabra "vete a la mierda"?- El tipo abrió los ojos y se quedó calladito y se dio media vuelta y se fue. No me quedaba otra.

Te mando un beso grande.

LUCHO

Richard dijo...

ja ja ja! 100% identificado! :-)

Aunque a lo que es invitaciones a lugares, opté por la opción mas simple para que no jodan: "si, claro que voy a ir, despreocupate!!" obviamente que me quedo mirando una peli en casa... :D

Un Poco Rara dijo...

Yo odio cuando dicen que van a ir sabiendo que ni piensan hacerlo. Me parece de cobarde. Bancate decir "no voy porque no tengo ganas".
Adelantá la aparición de los "no" poco amables, Sil, para que se haga más corta la insistencia.

Ann dijo...

Qué odddddio los insistidores del baile. Malditos. Me han perseguido toda la vida. Hasta en mi propio casamiento, ¿podés creer?? Si no bailo nunca, ¿por qué esperaban que encabezara el trencito ese día?

En otro orden de cosas, qué groso que hayas citado una canción de las Spice Girls y que yo me haya puesto a recordar el video cuadro a cuadro!!

Un beso

Marga dijo...

A mí tampoco me gusta ir a fiestas, y casi nunca bailo, pero por suerte no me insisten, sino los odiaría tanto como vos.

Armando De Giácomo dijo...

Coincido totalmente.
Odio bailar la música que no me gusta (la que pasan en el 99% de las fiestas, o sea latinaje berreta) y me rompe las pelotas que intenten llevarme de un brazo al medio de la pista. No sé si lo hacen por el morbo que produce poner a alguien en ridículo o por un simple espíritu corporativo. Qué sé yo... "yo soy feliz y quiero que todos lo sean", pensarán. Se lo dejo a un sociólogo.
Y con los "animadores" de fiestas tengo algo personal. Son los cultores del "nivelar para abajo"; del humor pavo para que lo entiendan todos. Aquí hablé un poquito de eso:
http://digitalayatollah.blogspot.com/2009/11/los-terroristas-de-las-fiestas.html

Saludos fundamentalistas!

Sil dijo...

Café: y si la gente no se anima, problema de ellos! Yo no los voy a invitar (y menos insistir)

Lucho: me encantó la respuesta de tu tía abuela jajaja

Richard: cuando uno es el que no va a ir, sí, es fácil aceptar y después no ir, pero si yo invito y me dicen que van, y después fallan, es peor. Prefiero que me digan que no de entrada.

Ann: jajaj no me acuerdo el video, pero tenía el cd y lo escuché muuuchas veces!!

Marga: qué suerte!

Armando: síii, me acuerdo de ese post tuyo, genial!

Beatrice Portinari dijo...

Me ha hecho reír lo de "...al son de una música de mierda", y repito lo de que me gusta tu forma de escribir (la otra que también mola es la rara; tú pareces más inocente, but who knows?)

Un Simple Blog dijo...

Mi respuesta es:

"Podes seguir insistiendo, pero yo voy a seguir diciendo que no, y esa situación, me parece que no tiene sentido alguno."

Generalmente despuès de eso, se calman.

Ale dijo...

es una cagada no poder decir que no. tenes que ponerte a pensar excusas, o sino decir que si y despues no ir. pero nadie acepta los no.
no entiendo porque pasa eso... si decis no, quedas mal. pero si decis que si y despues no vas, esta todo bien.

Sil dijo...

Beatrice: jaja la rara "mola". Somos bastante parecidas.

Simple: una vez le dije a alguien "no me gusta que me insistan". En otra ocasión, otra persona me estaba insistiendo con algo y el primero saltó "dejala tranquila, no le gusta que le insistan". Por suerte dentro de ese grupo ya entendieron todos cómo soy.

Ale: si no vas y mentís que es porque te enfermaste nadie te va a decir nada (aunque internamente sospechen que es mentira).

Margui dijo...

¡Siempre me pasa lo mismo! A ver, pedazo de retrasado, ¿no entendés que no me voy a divertir un carajo en esa fiestita de mierda?
Me acaba de salir toda la bronca.

Andrés dijo...

Jajajaja, no me puedo sentir más identificado.

Totalmente de acuerdo con la entrada.

Sil dijo...

Margui, Andrés, gracias por no dejarme sola en esta cruzada.