miércoles, 30 de septiembre de 2009

Shall we dance?

Si hay una actitud que detesto (por sobre muchas otras) en los eventos sociales donde hay baile, es que, estando sentada, vengan a insistirme para que me levante a bailar.

Yo misma cuando estoy bailando me estoy divirtiendo, y me importa un rabanito si el que está sentado es un amargo, tiene cara de culo o callos en los pies. Yo hago lo mío y dejo que los demás hagan lo suyo.

Por eso me molestan mucho las personas que se empeñan tanto en sumar a otros al baile. ¿No pueden entender que me aburrí de bailar reggaeton (bueh, si podemos llamar "bailar" a mis inútiles intentos de moverme al ritmo de dicha música) una hora seguida? ¿O que estoy acalambrada por culpa de 10 cms de taco? ¿Por qué suponen que uno debe estar bailando toooodo el tiempo y que eso es divertido? Si para mí es más divertido sentarme a ver cómo bailan los demás o si prefiero emborracharme con la bebida que haya más a mano, ¿por qué no me dejan?

A veces, para que no me odien tanto, cuando alguno de estos personajes se acerca a mí estirando las manitos, suspiro, me levanto, revoleo los ojos para arriba, y le concedo el deseo. Y nunca me siento tan incómoda conmigo como en esos momentos.

Blonda, hace más o menos un año, en un comentario me dijo "a esta altura, ya no hago nada por obligación", que pienso traducir como "bailá vos y dejame de romper las pelotas" la próxima vez que tenga que padecer una de estas situaciones.

Siempre tan simpática, yo.

12 comentarios:

Bays dijo...

Sí sí, yo también detesto esas invitaciones. Te tiro la fundamentación para tu próxima fiesta fabulosa:

Pensemos... el mundo no sería muy aburrido si a todo el mundo le gustara lo mismo? Entonces, por qué suponés que lo que te divierte me tiene que divertir, digamos, obligadamente? Andá tranquilo. Cuando el dj se apiole de que tiene otros temas aparte de ese que lleva 1 hora en loop, te busco.

La Criatura dijo...

¿asi que ahora concedes deseos?

mmm, que interesante...

¿me concede esta pieza, señorita?

eMe dijo...

Y... sí. A veces hay que ser así de directa, porque NO entienden cuando una les explica todo eso que vos escribís.

Otra solución sería entregarle los stilettos a ver si son tan machitos de aguantar más de una cumbia ;) jajajaja

Saludos!

Sil dijo...

Bays: vos sos muy educada! Yo soy más intolerante.

Criatura: a veces jeje.

eMe: pero ojo que a veces son chicas las que te invitan a bailar, será que ya tienen los pies acostumbrados a los stilettos!

eMe dijo...

Es verdát. En ese caso habría que clavarle directamente el stiletto en el empeine y que se vaya a sentar con la tía Yolanda al fondo.

:)

-vestida de olvido dijo...

exacto, es divertido ver a los demás. la gente está mal, vos lo sabés más que nadie (?) jajajajaja :)

Cielo Violeta. dijo...

Uy, sí, qué feo que te saquen a bailar! o sea, date cuenta que ahora NO quiero, graaacias.

FormenteraLady dijo...

la gente en las fiestas se pone especialmente insoportable, te empieza a insistir con que bailes, tomes, etc, porque hay que disfrutar "a full"... ma que se dejen de joder!! si me joden solamente me dan ganas de irme! (y no es que no me gusten las fiestas)

nosestamoshablando dijo...

Sil:
Leí varias entradas y sincerametne me encanta la naturalidad de tus relatos!!
Con respecto a ésta, es real lo insoportable que se me hace cuando me obligan a bailar.
La de la Primavera, tal cual,siento lo mismo que vos, no entiendo para qué tanto saludo.
Muchas gracias por pasar por mi blog.
Nos estamos leyendo.
Besos!
Lady Baires

Sil dijo...

Formentera: jajaj vos sos de las mías!

Lady Baires: gracias por pasar por acá, y me alegro que te guste lo que escribo. Besos.

A todos: gracias por sus comentarios :)

Armando De Giácomo dijo...

Jajaja!!! Yo ya no estoy en edad de ir a bailar pero me pasa lo mismo en las fiestas de casamiento. Las odio.
http://digitalayatollah.blogspot.com/2006/04/que-vivan-los-novios.html
Muy buen blog!! Lo puse entre mis favoritos.

Saludos

Sil dijo...

Hola Armando! Ya lei tu post y describe exactamente todo lo que pienso. Gracias por pasar por acá! En un rato voy a seguir leyendo tu blog.