lunes, 28 de septiembre de 2015

El recital

Quienes me leen desde hace rato tal vez recuerden que soy fan de Queen. Pero una fan normal, no enferma. No tengo todos los discos, hay muchos temas de los que no sé la letra, no he escuchado lo que han hecho en los últimos años ni me interesan las bandas tributo. De hecho no fui a verlos en el 2008 a Buenos Aires ni tampoco pensaba ir a verlos este año, hasta que el 9 de julio anunciaron que vendrían a Córdoba. El día que comenzó la preventa yo estaba tarjeta en mano desde las 00.00 esperando conseguir primera fila pero me decepcioné al ver que sería pista libre. No iba a poder sacar fotos y el pogo violento me iba a aplastar. Estuve semanas sin saber qué hacer, mientras todos los días entraba a revisar que las entradas no se estuvieran agotando. Finalmente, varios de mis compañeros de coro iban a ir y si no vivía la experiencia de un recital de pie por Queen no la iba a vivir nunca más por nadie. Y me animó mi hermana "¿¿Qué pogo?? Si todos los que van a ver a Queen deben ser como vos". Fue la mejor decisión que pude haber tomado. Estar con amigos fanáticos cantando, saltando, gritando y bailando fue hermoso e increíble. Como no llevaba cámara disfruté mucho más, pero filmé algunos videitos para tener como souvenir (desbloqueando cada vez mi celular con una contraseña que tiene que ver con Queen). Creí que me iba a llorar todo, pero estaba demasiado feliz como para emocionarme. El único momento de nudo en la garganta fue en la "coreografía de palmas" de "Radio Ga Ga", un clásico del pueblo queenero del que nunca me imaginé que iba a formar parte. A todos los otros recitales que he ido fueron de artistas que me gustaban "más o menos", pero anoche estaba realmente disfrutando con todas las ganas. Sí, eso que fui a ver no es Queen, Queen eran cuatro y dos ya no están (por voluntad propia y por el destino), pero músicos impresionantes haciendo la música que más me gusta en mi propia ciudad es algo que no se ve todos los días (y que lamentablemente no creo volver a ver).

PD: Cuando compré la entrada estuve a punto de contarle a M. y preguntarle si él también iba a ir, pero como después de su llamada telefónica apenas intercambiamos algunos mails y no quedamos en nada, lo dejé pasar. Anoche apenas me bajé del auto me llamó por teléfono y directamente me preguntó "¿qué ubicación tenés?", dando por sentado que iba a estar ahí. Cuando lo encontré en la fila nos dimos un abrazo como si nunca hubiera pasado nada malo entre nosotros. Lo sumé a mi grupo de amigos y estuvo al lado mío todo el recital. Pensaba en que Queen nos había unido (fue la primera charla que tuve con él) y ahora nos estaba reuniendo. La forma en que me miraba y en que aprovechaba la emoción de la música para abrazarme me hacen pensar de que se olvidó de mí tanto como yo me olvidé de él. Pero quédense tranquilos, les conté a mis amigos la historia y todos coincidieron en que me olvide, y en este preciso momento, su profesora de inglés (que casualmente es profesora de mi jefe) me está contando de M. y su esposa y sus hijos, así que por ahora no voy a volver con él.

PD2: No olvidemos que este post era sobre Queen, QUEEN. No sé cómo me fui por las ramas.

10 comentarios:

Mary Anne dijo...

¡Hola Sil!
Voy a aportar que ver llorar mares cuando ves en vivo a una de tus bandas favoritas es mito. Bueno, en mi experiencia. En marzo vi por primera vez a mi banda preferida y a la cual amo fuertemente, y esperaba en cualquier momento que las lágrimas desbordaran, pero no lo hicieran. Tal cual como has dicho, es tanta la felicidad y la euforia, que no hay lugar para sentimentalismos. Por más que uno esté cumpliendo un sueño inimaginable, el momento que se vive es una especie de ensoñación.
Por otra parte, hay que tener muuuucha suerte para conseguir asientos en primera fila cuando estos son numerados. Me pasó con Morrissey, ese semidios al que admiro muchísimo y quiero ver en diciembre, pero que no podrá ser. En un abrir y cerrar de ojos ya se habían agotado las primeras ocho filas, y me mal acostumbré, por mi propio bien, a ir por todo o nada, es decir, si no es primera fila, siento que no será lo mismo. En especial cuando los lugares no están numerados o se está de pie, en el llamado campo. Prefiero estar haciendo fila desde la madrugada para ganar mi lugar en primera fila que lamentarme cuando quede aplastada en el pogo (es algo inevitable en el público argentino).

P.D.: No creo que M realmente valga la pena.

¡Un abrazo grande!

Sil dijo...

Hola Mary Anne!
Últimamente lloro por cualquier cosa así que pensé que no iba a ser la excepción, pero se ve que expresé mis emociones gritando, saltando y aplaudiendo.
Gracias por pasar!

PD: Yo tampoco.

Marga dijo...

La verdad es que no sabía que Queen seguía tocando, fue toda una sorpresa.
Me alegro de que lo hayas pasado bien. Era una experiencia que tenías que tener.

Un abrazo.

Sil dijo...

Hola Marga: sí, cada tanto hacen alguna gira con un cantante invitado.
Saludos!

JLO dijo...

mi primer banda, mi preferida también claro... pero con estas reuniones tengo mis peros, eso no es Queen aunque suene a Queen... y si, es una banda tributo auqnue sean 2 "originales"... y Freddie era un 70% de la banda...

no, no quiero ser mala onda ja, que lo disfrutes no te lo saca nadie, pero es mi opinión de fan fan de la banda.... salu2....

Sil dijo...

JLO: yo lo veo así: los amo a los 4, y no iba a dejar pasar la oportunidad de estar cerca de dos de ellos.

La Ahorrativa dijo...

Coincido con que Queen sin Freddy no es lo mismo, pero si a vos te entusiasmó está bueno que hayas ido y haber disfrutado de esa experiencia no tiene comparación.
Yo amo a Muse y vienen a bs as ahora, el 17. Ahí voy a estar!
Con respecto a M. nadie sabe mejor que vos si dejarlo ir o quedarte en esa historia. La vida tiene cosas que te sorprenden. Estaría bueno que le preguntes para qué hace eso, para qué fue al recital.

Sil dijo...

Jajaja fue al recital porque es fan!!! El tema es, ¿para qué me llamó?

(Antes de saber que venía Queen pensaba a ir a Muse -vienen a Córdoba el 19- pero ya no).

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Me gustó tu entrada. Me pareció una interesante crónica de ir a un recital de Queen. Y justo me pregunté si ibas a participar en las palmas de Radio Ga ga.
Así que no te fuiste por las ramas.

Cristina López moreno dijo...

Hola pues yo tampoco sabia lo de Queen que gra ta sorpresa, me gustan uchos, bonita cronica, yo tambien engo un blog por si te puedes pasar, ya te sigo y nos leemos, besos.
http://estoyentrepaginas.blogspot.com.es/