jueves, 27 de junio de 2013

Hice una prueba

Hace unos meses empecé a cantar en un coro distinto al que iba antes. Una de las minas más "antiguas" y "populares" me cayó mal desde el principio. Tiene una mirada que no me gusta; su manera de hablar, los comentarios que hace, me dan la impresión de que es una mala persona. Nunca cruzamos más de dos palabras, pero sentía que el "odio" (por falta de una palabra mejor) era mutuo. Como que hay una cuestión de piel que no me permite comunicarme con esa persona.

Estoy en un periodo medio depresivo y para tratar de salir pienso y analizo lo que me pasa, y también leo cosas que me puedan ayudar. Empecé a ver qué cosas me están haciendo mal, y la cara de esta mina se me vino a la mente. Estar cerca de ella me pone mal, no estoy cómoda, y me di cuenta de que tengo que solucionarlo porque, en primer lugar no me hizo nada malo, y en segundo lugar, voy a tener que seguir compartiendo momentos con ella. Entonces se me ocurrió probar algo: hacer de cuenta de que no me pasa nada negativo con ella. ¿Qué tal si la "mirada" que no me gusta de ella es sólo la forma de sus ojos y nada más? Después de todo, mucha gente piensa que soy mala o antipática o que estoy enojada sólo por la cara que tengo.

Anteayer adopté una actitud distinta: en vez de ignorarla, intenté acercarme y entablar algún tipo de contacto o conversación, como si fuera cualquiera de mis otras compañeras que sí me caen bien. ¿Y adivinen qué? La actitud de ella también fue distinta (o yo la vi así). Me incluyó en su conversación y no me sentí ignorada. Y me sentí mejor, obviamente. Ayer me agregó a Facebook; ok, eso no quiere decir que ya somos amigas, pero todos los del coro éramos amigos entre todos menos entre nosotras dos. Nos ignorábamos mutuamente.

Ojo, a lo mejor de acá a un tiempo me doy cuenta de que en realidad la mina sí es una forra, pero por ahora voy a seguir haciendo el esfuerzo (con ella y con cualquier persona con quien me suceda algo similar) de cambiar mi mente para que este tipo de situaciones no me afecten.

9 comentarios:

Juanita is dead dijo...

yo tengo una teoría que es que la intuición jamás falla,
si tu instinto te dice que es una conchuda LO ES. yo la mantendría con pinzas pero esta bueno no ignorarla, generar una buena atmósfera y listo , sin tensiones , para qué?

Un Poco Rara dijo...

Bien por esa actitud! Bien porque hubo un cambio.
Aunque por otro lado coincido con Juanita. En mi caso es raro que una persona que empieza cayéndome mal después me caiga bien, salvo que cambie algo. Soy bastante intuitiva en ese sentido.
Tiempo al tiempo. Mientras tanto está bueno que haya paz :)

Vivi dijo...

Coincido con Juanita!

Alicia Seminara dijo...

Me parece perfecta y muy acertada tu decisión! Qué bien!

Marga dijo...

Me parece perfecta tu actitud. Si después te da motivos con sus actos para pensar mal de ella, eso será cosa de ella, no tuya.

Saludos.

Natalia Alabel dijo...

Es difícil a veces saber cuándo es idea de uno y cuándo es mala onda de verdad. Pero nada se pierde con probar! Aplaudo la actitud :)

Ashiku dijo...

Creo que hiciste muy bien, puede ser por prejuicio, miedo a la gente o timidez que te cayó mal. Nunca te arrepientas de dar una oportunidad la gente, no perdès nada.

Con bebé recién nacido en brazos escribo con un dedo. Ashiku

Yo NO SOY Cindy Crawford!! dijo...

A mí me pasa con la prima de mi novio. La mina es una forra. Me habla re bien y se hace la que le caigo bien. MENTIRA.
Cada vez que le hablo me mira fijo y se queda callada un toque sin dejar de mirarme hasta que contesta. Ese toque son horas para mí, me pone incómoda. Le llamo mala vibra.
Ella hará como que no, pero sé que bien no le caigo.

En cambio yo, ortiva por naturaleza propia, no la banco Y LO DEMUESTRO.

Que se joda por forra.

Sil dijo...

Gracias a todas por los comentarios! Y Ashiku, felicitaciones por tu bebé!