domingo, 15 de enero de 2012

Tres partes

1. El año que pasó

Si tuviera que decir cómo fue mi 2011, la primera palabra que me sale es "malo". Tanto que empecé a escribir esta entrada pensando en publicarla el 30 o el 31, pero decidí esperar unos días por si alguna otra "desgracia" ocurría justo antes de terminar el año. Ya desde los últimos días de diciembre de 2010, problemas de salud de mi papá nos afectaron de manera ininterrumpida hasta febrero, y luego esporádicamente hasta noviembre. Yo también me enfermé (nada demasiado grave) varias veces, y fui a más médicos y me hice más estudios y análisis que en toda mi vida. Además mi trastorno de ansiedad volvió por enésima vez y perdí unos cuantos kilos. Un año largo, a simple vista horrible, y quería que se fuera lo antes posible.

Pero me puse a pensar que así como fue de largo, sirvió para que viviera muchas cosas bastante buenas. Aunque pasé las vacaciones yendo de un hospital a otro, después me fui de viaje sola, a un lugar que no conocía, y lo pasé espectacular. También viajé con mi hermana a otro lugar que no conocía para disfrutar de la estadía en un hotel 4 estrellas que me había ganado en una fiesta. Después de 20 años cumplí mi sueño de aprender a tocar la batería. Toqué y canté en escenarios grossos, y una noche, en una casa desconocida, con gente apenas conocida, disfruté muchisimo improvisando en la batería mientra otros cantaban y tocaban la guitarra. Fui a ver ópera y fui a recitales de rock (y estuve a dos metros de Steve Morse!). Me peleé tanto con un peluquero que de milagro no tuve un infarto. Sobreviví al hecho de que mi única amiga se haya ido a vivir al otro hemisferio. Pasé del amor al odio (o del enganche a la indiferencia, mejor dicho) en una semana. Conocí en carne y hueso a personas a las que sólo conocía por internet, y no decepcionaron. Me reí mucho en los after offices. Llegó una bebé a la familia. En el trabajo pasé de querer irme a "de acá no me sacan más". Ví, leí y escuché muchas cosas lindas.

Espero que cuando pase el tiempo y piense en el 2011 sólo recuerde el segundo párrafo.

2. Transición

Por diversas circunstancias con mi mamá pasamos el año nuevo en Mar del Plata. Pensábamos que iba a ser todo lindo y glamoroso. La odisea empezó cuando no encontrábamos ningún lugar abierto para cenar, y los pocos que había nos querían cobrar $ 220 por persona. Finalmente nos sentamos en un comedero donde había que compartir mesa con otras personas, pero nos fuimos cuando nos dimos cuenta de que con la cantidad de gente que había no íbamos a alcanzar a probar bocado antes de que terminara el año. Volvimos al hotel resignadas a cenar ahí y a pagar lo que nos quisieran cobrar. No había lugar. Nos mandaron al bar, que estaba lleno de holandeses (supongo, eran rubios y hablaban un idioma inentendible) que eran corredores, mecánicos y demás staff del Dakar. Conseguimos dos lugarcitos en un rincón, el menú era bife con verduras o bife con verduras, y a eso de las once ya estábamos en cama. Mi mamá se durmió y cuando dieron las doce me asomé a la ventana para ver los fuegos artificiales. No se veía ni uno, así que volví a la cama, puse el canal local, y los vi desde ahí. Mi mamá recién se despertó cuando empezaron a llamar los parientes. A mí me ponen incómoda los saludos, así que volví a la ventana y me puse a mirar cómo dos o tres holandeses cambiaban ruedas de unos autos. "Qué raros", pensé, "no les interesa festejar" (mirá quién lo dice).

3. Lo que viene

Los primeros días fueron más de bajón que de euforia. Ni el mar me levantó el ánimo. Como no tenía nada para hacer, lo único que hacía era pensar cosas negativas. Volví a casa, volví a la rutina del trabajo, y seguía igual. Fui al médico y me dejó un poco más tranquila con respecto a ciertos problemillas que estoy padeciendo. Se ve que eso era lo que me estaba jodiendo durante las semanas anteriores porque desde entonces estoy mejor.

Estoy entusiasmada, con ganas de hacer cosas. Quiero bailar. Voy a seguir haciendo música, tal vez agregando un nuevo instrumento. Quiero sacar más fotos. Quiero hacer amigos. Quiero ir a fiestas y reuniones divertidas. Tengo ganas de ir a recitales. Quiero (y debo y voy a) aumentar unos cuantos kilos. Tengo ganas de viajar. Espero que en el trabajo todo siga igual de bien hasta ahora, y que yo y las personas que quiero tengamos salud. Voy a intentar escribir más y mejor en el blog. Espero, finalmente, conseguir un novio.

Ya aprendí que pedir deseos a las estrellas no sirve. En cuanto a lo que de mí dependa, prometo ponerme en movimiento y salir a conseguirlo.

¡Feliz año nuevo para todos!*

* Un poco más y estamos en febrero, pero nunca es tarde para enviar buenos deseos :)

13 comentarios:

Beatrice Portinari dijo...

¡¡Felices muchísimos años por venir!!

Solcito dijo...

Mi año 2011 fue en terminos parecidos a los tuyos ..HORRIBLE !! ...pero fijate que tambien este 2012 me sorprendio con un monton de ganas de hacer muchas cosas!!!

Caro dijo...

Jajajaj sisi es chiquito el cabildo, nada que ver con los libros :P lo cortaron no sé si una o varias veces. Para mí es una falta de respeto, no digo dejarlo abarcando toda la plaza como en aquella época pero un toque más largo...
Te banco en los problemas de salud papales (?) y en noviembre! me senti identificada en esa parte, se ve q no fui la unica q la paso mal en ese sentido... qué bueno q hayas viajado, ahora focalizate en seguir viajado mas!! va, si yo pudiera seria en lo unico q pensaria jeje

Un besote y FELÍZ 2012!

Ann dijo...

Tremendo el recibimiento del 2012! Espero que su despedida sea muuuucho mejor!

Beso grande, que todo mejore!

Sil dijo...

Beatrice: gracias! buena idea la de desear no sólo uno sino varios años de felicidad :)

Solcito: vamos por un 2012 mucho mejor!

Caro: sí, lei en tu blog lo de tu papápero no me acuerdo si lo comenté, también me sentí identificada.

Ann: gracias! Otro beso para vos.


Al margen, recién ahora me doy cuenta de que entre las cosas buenas pude la pelea con el peluquero (?). Si tengo que rescatar algo positivo, es que el pelo me quedó lacio después de todo.

LUIS GUADALUPE dijo...

Hola Sil. Vaya forma de recibir el 2012, ya me imagino la congestión de gente en los lugares.

Al igual que tú, tuve de todo el año pasado, pero no fue un buen año. Fue mejor que el 201o, pero no fue bueno. Espero este 2012 sacarme de todas las cosas que me asfixian.

Te mando un abrazo muy grande.

LUCHO

Natán dijo...

Bueno, mi 2011 en realidad lo pasé sufriendo. Sufriendo mal, eh. Pero en retrospectiva, logré varias metas que me propuse. Ahora, honestamente, no sé si vale la pena pasarla tan mal para lograr X objetivos, o si quizás debería encontrar un mejor balance entre la depresión, la soledad, el esfuerzo, y poder decir "lo logré".

Me sentí identificado con tu resumen del año, y por eso quise dejarte un comentario aunque no tenga ni puñetera idea de quién sos.

Con respecto a tu deseo de olvidar lo malo del 2011: no hace falta que lo recuerdes todos los días, pero yo te diría que no lo olvides. Dejalo ahí, en algún rincón de tu cabeza, como para acordarte de vez en cuando: "sobreviví".

Un saludo, y feliz año nuevo para vos.

Sil dijo...

Luis: ojalá se te cumpla todo lo que esperás. Un beso.

Natán: bienvenido! Supongo que venís del blog de Abby. No hace falta conocerme para dejar un comentario, así que podés pasar cuantas veces quieras. Espero que este año venga con mucho menos sufrimiento. Saludos!

Hija del Mundo dijo...

El 80% de la gente empieza (o termina) mal el año... los balances apestan.
La diferencia la hacen los que le ponen pilas, como vos, para que el "durante" sea bueno... eso es tener actitud positiva!
Espero que tengas un buen 2012, o al menos que lo sean los casi 10 meses que le quedan.
Beso y gracias por pasar!!

nadasepierde dijo...

Leyendote, a pesar de algunas cosas como lo de tu papá, parece que fue un buen año... no para el olvido. Quizas sea como lo estás contando, y eso ya es ponerle buena onda y sacar lo positivo de lo que hubo, bueno y malo.
Asi que asi leyendolo, parece que con todo, valió la pena.
Ý como arrancás este, seguramente logres mas cosas.
Pasar de decir "me quiero ir" a "de acá no me sacan", del lugar donde uno quiera o no, pasa la mayor cantidad de horas del dia, está muy bien!

Que sea un año fantástico!

un beso

Sil dijo...

Hija del mundo: nunca había hecho "balances", empecé con el blog, y está bueno, a veces nos olvidamos de ciertas cosas buenas que nos pasan.
Un beso.

nadasepierde: te deseo un año fantástico a vos también! Beso.

Jime dijo...

Mi año, este, empezó horrible. Y el año pasado arrancó fenómeno y termino mal. Solo podemos esperar lo mejor, para endulzar un poco la taza de decepciones que aveces nos ponen enfrente. Lindo blog!! soy nueva aca, no me acuerdo como caí, pero te sigo!!!

Sil dijo...

Jime: bienvenida y gracias! Esperemos que este año sea al revés que el anterior.
Un beso!