domingo, 10 de julio de 2011

To go Dutch

¿Hasta dónde está bien compartir los gastos cuando salimos a comer con otras personas? ¿En qué nivel de ratonismo se ubica el pagar únicamente lo que uno consumió?

Ya he comentado alguna vez cómo en algunas situaciones soy capaz de reclamar centavos, y el caso de las comidas no es excepción, principalmente porque no como nada.

El jueves salimos con mis compañeros de trabajo. Picada para todos, cerveza para los demás, gaseosa para mí, más un par de pizzas (para algunos de ellos) y un lomito (para uno de ellos). Obviamente, no voy a pretender que en una picada nadie (ni yo) se ponga a contar cuantas rodajas de salame o cuántas aceitunas comió cada uno para dividir equitativamente, no tengo problemas con eso, pero esta vez no iba a dejar que se aprovecharan. "Cincuenta pesos cada uno", dijeron cuando llegó la cuenta. Pará, tomé una coquita y comí dos grisines. "Ejem, esperen, acá hay 8 cervezas de $30 cada una con las que no tuve nada que ver" (y eso que ni mencioné las pizzas y el lomito). Me dieron la razón y terminé poniendo $20.

Un poco de vergüenza me dio, pero no tengo por qué financiar la borrachera de los demás.

14 comentarios:

E. dijo...

Muy valiente tu actitud, que rompe drásticamente con el chantaje CULTURAL que los avivados han impuesto sobre la sociedad toda a efectos de financiarse con el aporte de los más débiles, quienes, temerosos de ser estigmatizados con motes que los acerquen a la familia de los roedores, optan muchas veces por guardar silencio y ponerse cuando no ya la Justicia, sino sobre todo el severo semblante de la fría e insobornable Matemática estipula que su aporte monetario debería ser menor.

No te prometo que tu revolucionaria acción vaya a quedar en los libros de historia, pero las Álgebras y yo celebramos tu épica defensa del correcto sentido de las proporciones. Cuando todos los hombres del universo dejemos de sentir vergüenza por exigir lo justo, la batalla CULTURAL habrá sido, por fin, ganada.

Dayana dijo...

A todos nos pasó y la verdad yo que como poco y no tomo alcohol soy de las que saltan. Momentito que yo pago mi parte, señores.

Lo bueno de ser antisocial es que creo que la última vez que me pasó algo parecido pagué con lecores :P

Lola dijo...

Cuando la diferencia es poca me molesta que se pongan a sacar cuentas y de hecho aunque yo haya gastado menos no permito que los otros pongan de más.
Ahora cuando la diferencia es tanta lo que no da es que te hayan pedido que colabores, de hecho si yo fui y me comí todo y vos solo pediste una coca y picaste algo de la picada general ni correspondía que te contaran a la hora de dividir la cuenta.
Al margen te cuento que algo así le pasó a una conocida para las fiestas: la familia del marido organizaba la reunion, compraban todo y después dividían el gasto... y se compraron como para comer un mes y dividiron el gasto. Impresentable!
Así que bien por haberte animado a reclamarle a los avivados, yo tampoco tomo alcohol y cuando es algo del trabajo me molesta soberanamente (y encima despues te miran mal si pedís más agua o gaseosa...)

Besos!

Armando De Giácomo dijo...

No tendría que darte vergüenza. El "ratón" es el que pretende que los demás le garpen sus gustos caros. Cuando estos personajes no se ubican en su lugar, tenemos que ubicarlos nosotros.
Este tipo de vivillos intentan trabajarte la culpa y su frase de cabecera es "no me digas que vas a hacer quilombo por XX miserables pesos". "Y si son tan miserables, ¿por qué no los ponés vos?", hay que contestarles, invirtiéndoles así su argumento perverso.

Yo suelo cenar con vino o cerveza y si veo que la cuenta se desbalancea mucho suspendo la "romana".

Guerrero de luz dijo...

y... a veces da a rata, pero es verdad si uno toma una gaseosa y los demás se toman un cajón, no da dividir igual a todos. En esta te banco!


besos...

Un Poco Rara dijo...

Lo que correspondía es que ellos te dijeran "no, vos poné menos porque no comiste casi nada". No había ningún sensato en el grupo?
Está bien que hayás hecho valer tu posición. No es de rata cuando, como dijeron, es mucha diferencia.

Vivi dijo...

No a financiar borracheras. Coincido.

Caro dijo...

jajajajja totalmente! Yo también estoy atenta a eso todo el tiempo xD. Y seguro que si me lo hace otra persona salto enseguida con el "ay que rata!"... pero es cierto, a nadie le regalan la guita como para estar gastando en cosas que ni tocó... bien por vos :)

Caro dijo...

Y MENOS FINANCIAR BORRACHERAS. LAS ABORREZCO.

Ann dijo...

Te banco en esta!! Es una situación incomodísima, pero la verdad es que es peor irse con la bronca de haber pagado de más...
Ya que nadie usó el consabido dicho, voy a abusar yo: Cuentas claras conservan la amistad!

Lamentablemente, llevar esto a la práctica es más difícil de lo que debería ser...

Sil dijo...

E.: como de costumbre, me encantó tu comentario.

Dayana: lo bueno de salir tan poco es que no paso vergüenza muy a menudo.

Lola: claro! no vamos a hacer tanto lío por unas monedas. Unos vivos bárbaros los que organizaron la fiesta!

Armando: siempre sucede así, quieren hacer quedar como miserable al otro. El post que viene también se relaciona con eso.

Guerrero: en general pago de más sin problemas, pero en este caso la diferencia era bastante!

UPR: no, después de que salté dijeron "sí, tenés razón", pero si no se quedaban calladitos.

Vivi: :)

Caro: una vez me embolé porque un compañero, que tiene MUCHA guita, se tuvo que ir antes, y dejó exactamente los 7 pesos de su café, ni un peso más para la propina, y eso que estoy en contra de las propinas! en esos casos, qué te cuesta dejar diez pesos, como para redondear! Ahí sí no banco el ratoneo.

Qué bueno que tengo lectores que no beben.

Ann: precisamente ese refrán es el título de mi próximo post :$

fREAK dijo...

Muy bueno tu blog, acabo de descubrirlo...te voy a seguir...ya me enganché leyendo (si, tengo mucho tiempo al pedo últimamente). Saludos!

Sil dijo...

fREAK: bienvenido :)

LUIS GUADALUPE dijo...

Hola Sil. Muy cierto lo que señalas. Muchas veces por el criterio de que haya igualdad, unos terminan asumiendo los gustitos de otros. Yo también soy igual en eso. Pago lo que consumo.

Un beso grande.

LUCHO