viernes, 6 de diciembre de 2013

Casamiento: cómo terminó la película

Cuando en un post anterior conté que mi amiga me había "invitado" al casamiento, en realidad debía haber dicho que me avisó por Facebook que se casaba (no dijo cuándo) y me pidió el teléfono para organizar cuándo vernos y darme la tarjeta.

Pasaba el tiempo y no tenía novedades. De repente, surgió la posibilidad de hacer un viaje el fin de semana largo de noviembre. Estuve dudando si aceptar o no, porque según algunos comentarios que había leído, en esa fecha era el casamiento de Eve. "Cómo no voy a ir, pasamos tantas cosas juntas, no me lo quiero perder, voy a quedar mal si no voy... pero ya falta poco y todavía no me dio la tarjeta, si yo le importara ya lo habría hecho, ¿cuántos años hace que no nos vemos?, cuando estoy mal no puedo contar con ella, cuando estoy contenta no lo comparto con ella, ma sí, me voy de viaje".

Días después me llegó un sms de Eve diciendo "me gustaría DE UNA VEZ POR TODAS darte la tarjeta". Bueno, keep calm, sos vos la que no te contactaste antes.  En fin, no pudimos ponernos de acuerdo en un horario para vernos así que me pasó los datos por mail. Efectivamente, se casaba en la fecha que yo iba a estar de viaje, así que le escribí muy apenada porque no iba a poder asistir, a lo cual respondió con una sola línea "qué pena, que disfrutes tu viaje, seguramente nos veremos más adelante". No sé para qué me apené tanto. Seguramente no nos volveremos a ver.

Si esto fuera una película, la escena final serían imágenes alternadas de ella casándose y divirtiéndose en su fiesta, y yo en pijama comiendo un lomito frío en una habitación de hotel. Pero contrariamente a lo triste que pueda parecer mi situación, lo pasé muy bien, y no creo que hubiera podido decir lo mismo si asistía a la fiesta.

9 comentarios:

Ro Ville dijo...

yo hubiese optado por viajar como lo hiciste vos! NI HABLAR!
me alegra que la historia tuvo final feliz! ;)

beso

pd: odio los casamientos! :D

Marga dijo...

Si tardó tanto en darte la tarjeta vos no tenés la culpa de haber planificado el viaje en esa misma fecha. Así que hiciste bien. Me alegro mucho de que lo hayas pasado lindo.

Besos.

Armando De Giácomo dijo...

Final feliz, estimada. Yo habría hecho lo mismo, y más sabiendo que esa decisión puede hacerme zafar de una infumable fiesta de casamiento.
Me pone de la nuca la gente informal, pero paradójicamente en este caso puede llegar a jugar a favor de uno, jaja!!!
Lo triste de toda esta cuestión es que nos privaste de la crónica del casorio.

Saludos fundamentalistas!

Sil dijo...

Ro: yo no odio los casamientos en sí, pero sí odio que en todos hagan siempre las mismas cosas, no hay uno que sea original!

Marga: igual a ella no le importó mucho.

Armando: tuve suerte esta vez! Ya habrá algún otro evento desafortunado que pueda cronicar.

Saludos!

Ashiku dijo...

pruebo a ver si se publica...

Yo NO SOY Cindy Crawford!! dijo...

Well done.

;)

Ashiku dijo...

Yo
le hubiera dicho "te esperé todo lo que pude pero, como no me diste la
tarjeta, pensé que te habías arrepentido de invitarme, así que acepté un
viaje."

Princesa Adora dijo...

Jajajaja, me acuerdo de tu post y la polémica que generó..
Al final hiciste bien, pero yo hubiera agregado una explicación como sugiere ASHIKU... onda para hacer entender que dependía de ella, no de vos... hacerte llegar la invitación!!!!

Cariños1

querés melón? dijo...

ojo, hay lomitos y lomitos.